5, Recto modo de vida

 

Se dice que el camino de la liberación es octuple 

 

5. Samma ajiva (recto medio de vida). La interpretación más simple de este factor del sendero se basa en los preceptos. El primer precepto -no hacer daño a los seres vivientes- exige que no ganemos el sustento por medio de trabajos que lleven implícito el daño a cualquier tipo de ser vivo. Tampoco fabricar o usar normas ni comprometerse en ninguna forma de empresa guerrera. De manera similar al quinto precepto –no permitirse bebidas o drogas que tiendan al oscurecimien­to de la mente- nos previene no solamente del trafico de drogas, sino también de tomar parte en la fabricación o distribución del alcohol. Esta honrada interpretación del samma ajiva da lugar a un comienzo muy útil, pero es sólo un comienzo. En cuanto ahondamos un poco en el concepto del recto medio de vida advertimos gran can­tidad de problemas y matices.

Vamos a mencionar algunos de los problemas, sin intentar dar respuestas. El lector, si intenta poner en práctica este factor del sendero, deducirá sus propias respuestas y, por supuesto, un infinito número de nue­vas preguntas. Entre los problemas que surgen al intentar la práctica del samma ajiva tenemos:

 

1. Si podemos mantener, por el trabajo, pago de impuestos y aceptación de beneficios, a un go­bierno involucrado en empresas de guerra (torturas, corrupción…) o que se esté preparando activamente para tal tipo de acción.

2. Si, en nombre del alivio del sufrimiento humano, podemos comprometernos en investigaciones médicas que impliquen el sacrificio de las vidas de innumerables animales…

3. Si los preceptos darían lugar a prohibirnos el trabajo en publicidad o en trabajos relacionados con la producción en masa…

La lista es infinita. Todas estas preguntas sólo pueden ser respondidas analizando cuidadosamente las circunstancias, los motivos o actitudes de las personas impli­cadas.

Incluso aunque consigamos más o menos evitar los medios de vida censurables, con esto no se han terminado los problemas. Samma ajiva implica mucho más que el mero evitar los medios de vida censurables. Presupone que sopesemos cuidadosamente nuestros atributos y po­tencialidades y que seleccionemos un trabajo que ponga en práctica nuestros talentos y al mismo tiempo nos ayude a desarrollar nuestros puntos débiles.

En resumen podríamos decir que el quinto factor del sendero nos exige que nos detengamos a reflexionar y consideremos cómo y por qué estamos empleando nues­tras horas de trabajo. Nos invita a que nos tomemos el tiempo necesario para proyectar y encontrar medios de trabajo que nos conduzcan a nuestro propio desarrollo y crecimiento y que, si es posible, sean beneficiosos a los demás. Si nuestra ocupación nos ayuda a comprendernos a nosotros mismos y al mundo que nos rodea, entonces es para nosotros sammii ajiva, por inútil y absurda que parezca a nuestros amigos y vecinos.

 

 

Introducción al budismo.

H Saddhatissa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s