Vivir de manera segura es peligroso

 

Breuer se detuvo detrás de Nietzsche y se apoyo en el res­paldo. Con los ojos cerrados, se balanceo hacia delante y hacia atrás, tal y como hacia su padre cuando rezaba, y poco a poco empezó a máscullar:

-Una vida sin Bertha…, una vida como un dibujo sin colo­res…, compás…, balanza…, lápida…, todo decidido, ahora y para siempre… yo estaré aquí, me encontrará aquí, ¡siempre! Aquí, en este lugar, con este maletín médico, con la misma ropa, con esta cara que día tras día se volverá más sombría y más enjuta. – Tragó aire con fuerza y se sentó. Se sentía menos agitado-. ¡La vida sin Bertha! ¿Qué más? Soy un hombre de ciencia, pero la ciencia no tiene color. Uno solo debería trabajar con la ciencia, no vivir con ella. Yo necesito magia… y pasión… No se puede vivir sin magia. Esto es lo que significa Bertha: pasión y magia. Una vida sin pa­sión… ¿Quién puede llevar una vida así? -Abrió los ojos-. ¿Puede usted? ¿Puede alguien?

-Haga el favor de deshollinar eso de la pasión y la vida -dijo Nietzsche.

-Una de mis pacientes es comadrona -prosiguió Breuer-. Es una mujer vieja y arrugada y está sola. Además, está mal del corazón. Pero todavía le queda la pasión de vivir. Una vez le pregunté cuál era la razón de su pasión. Me dijo que era el mo­mento que transcurre entre izar a un silencioso recién nacido y darle el azote de la vida. Me dijo que se sentía rejuvenecida al sumergirse en ese instante de misterio, ese instante que separa la existencia de la inconsciencia.

-¿Y usted, Josef?

-¡Yo soy como esa partera! Quiero estar cerca del miste­rio. Mi pasión por Bertha no es natural (es sobrenatural, lo sé), pero necesito la magia. No puedo vivir en blanco y negro.

– Todos necesitamos pasión, Josef -dijo Nietzsche-. La pasión dionisiaca es la vida. Pero ¿es preciso que la pasión sea mágica y degradante? ¿No es posible hallar el camino para do­minar la pasión? Permítame que le hable de un monje budista a quien conocí el año pasado en la Engadina. Lleva una vida austera. Medita la mitad del tiempo que está despierto y se pasa semanas enteras sin intercambiar una palabra con nadie. Su alimentación es frugal: una sola comida al día, cualquier cosa que encuentre, a veces tan solo una manzana. Pero medita acerca de esa manzana hasta que la ve de un rojo vivo, suculenta y llena de frescura. Al finalizar el día espera con pasión la comida. Ello quiere decir, Josef, que no tiene que renunciar a la pasión. Pero hay que cambiar las condiciones de esa pasión. -Breuer asin­tió-. Continúe -lo instó Nietzsche-. Siga deshollinando so­bre Bertha, sobre lo que ella significa para usted.

Breuer cerró los ojos.

-Me veo corriendo a su lado. Estamos escapando. Bertha significa escapar, ¡una huida peligrosa!

-¿En qué sentido?

-Bertha significa peligro. Antes de conocerla yo vivía de acuerdo con las normas. Hoy coqueteo con los límites de esas normas. Quizás era esto lo que la comadrona quería decir. Pien­so en hacer estallar mi vida, en sacrificar mi carrera, en ser adúl­tero, en perder a mi familia, en emigrar, en empezar una nueva vida con Bertha. -Breuer se golpeó la cabeza con la mano-. ¡Estúpido! ¡Estúpido! ¡Sé que nunca lo haré!

-Pero ¿hay una atracción que lo empuja de modo peli­groso hacia el borde?

-¿Una atracción? No lo sé. No puedo responder a eso. ¡No me gusta el peligro! Si hay atracción, no hay peligro. Creo que lo que me atrae es la huida, no del peligro, sino de la segu­ridad. ¡Quizás haya vivido demasiado seguro!

-Puede que vivir de manera segura sea peligroso. Peli­groso y mortal.

-Vivir de manera segura es peligroso. -Breuer masculló las palabras para sí mismo varias veces-. Vivir de manera se­gura es peligroso. Vivir de manera segura es peligroso. Una idea fuerte y convincente, Friedrich. De modo que ese es el significado de Bertha: ¡escapar de la vida peligrosamente mor­tal! ¿Es Bertha mi deseo de libertad, mi huida de la trampa del tiempo?

 

El día que Nietzsche lloró

Irvin D. Yalom

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s