Los nazis mostraron a los gobiernos democráticos como controlar a la gente I

Los tan denostados nazis… Cada media hora nos pasan una película  que muestra la maldad intrínseca del movimiento nazi. Pero…….nuestros gobiernos, tan buenos y democráticos, algunos hasta se denominan revolucionarios, no dejan de acudir a los viejos principios de Goebbels  para doblegarnos a sus siniestros intereses. Si no, vean… piensen…

 

1.-Principio de simplificación y del enemigo único. Adoptar una única idea, un único símbolo. Individualizar al adversario en un único enemigo: Son unos comunistas, son unos fachas, no son progresistas….

2.-Principio del método de contagio. Reunir diversos adversarios en una sola categoría o individuo. Los adversarios han de constituirse en suma individualizada: Son antisistema, son los del No a todo: con esta palabra engloban a mucha gente que se opone a unas medidas determinadas sin respetar los distintos puntos de vista que dan naturaleza a cada grupo; y por su supesto… nunca entrar en la argumentación de las críticas.

3.-Principio de la transposición. Cargar sobre el adversario los propios errores o defectos, respondiendo el ataque con el ataque. «Si no puedes negar las malas noticias, inventa otras que las distraigan»: Son intransigentes, antidemocráticos, no tienen en cuenta el progreso….cuando son los propios poderes los primeros en coartar las libertades a través del control de medios de comunicación….

4.-Principio de la exageración y desfiguración. Convertir cualquier anécdota, por pequeña que sea, en amenaza grave: Las constantes manifestaciones ponen en peligro el sistema democrático, las peticiones de aumento de suelo ponen en peligro la economía del país,

5.-Principio de la vulgarización. Toda propaganda debe ser popular, adaptando su nivel al menos inteligente de los individuos a los que va dirigida. Cuanto más grande sea la masa a convencer, más pequeño ha de ser el esfuerzo mental a realizar. La capacidad receptiva de las masas es limitada y su comprensión escasa; además, tienen gran facilidad para olvidar.

6.-Principio de orquestación. La propaganda debe limitarse a un número pequeño de ideas y repetirlas incansablemente, presentarlas una y otra vez desde diferentes perspectivas, pero siempre convergiendo sobre el mismo concepto. Sin fisuras ni dudas. De aquí viene también la famosa frase: «Si una mentira se repite suficientemente, acaba por convertirse en verdad».

 


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s