El primer paso para conseguirlo es que nos despertemos de esa fantasía colectiva que es el pensamiento positivo I

Necesitamos arremangarnos y ponernos a luchar contra unos obstáculos terribles, algunos que nos hemos puesto nosotros mismos y otros que nos ha colocado la propia vida. Y el primer paso para conseguido es que nos despertemos de esa fantasía colectiva que es el pensamiento positivo.


…Pero, a pesar de tanta información útil, cuantas más compañeras de infortunio descubría y más leía, más sola me sentía. Daba la impresión de que, de todas las escritoras de blogs y libros, ninguna se sentía como yo, rabiosa por tener la enfermedad y por los tratamientos. ¿Qué causa el cáncer de mama y por qué es tan común, sobre todo en los países industrializados? ¿Por qué no disponemos de tratamientos que distingan entre las diferentes variedades de cáncer de mama, o entre células cancerosas y células normales que se están dividiendo? En la corriente dominante del cáncer de mama hay muy poca indignación, ninguna mención a las posibles causas ambientales, y muy pocos comentarios sobre el hecho de que, excepto en los casos más avanzados, donde ya hay metástasis, sean los “tratamientos” y no la enfermedad lo que te tiene enferma y dolorida. De hecho, el tono general es casi siempre de animación. La página web de Breast Friends [amigas del pecho], por ejemplo, cita una serie de frases “inspiracionales”: “No llores por nada que no pueda llorar por ti”, “No puedo evitar que los pájaros de mal agüero vuelen en torno a mi cabeza, pero sí puedo evitar que aniden en mi pelo”, “Cuando la vida te da limones, exprímeles una sonrisa”, “No esperes a que pase un tren: echa a correr y súbete en marcha”, y muchas más del mismo calibre. Hasta en la revista Mamm, que es relativamente sofisticada, una columnista se lamentaba no de tener el cáncer, sino de que se le acababa la quimioterapia, diciendo en tono jocoso que, para atenuar su “ansiedad de separación”, iba a instalarse en una tienda de campaña frente a la clínica de su oncólogo. El pensamiento positivo parece obligatorio en este mundo del cáncer de pecho, hasta el punto de que si alguien es infeliz tiene casi que disculparse.

Hasta la palabra “víctima” está prohibida, de forma que no hay un sustantivo que describa a la mujer con cáncer de mama. También en el movimiento de apoyo al sida, en el que se ha inspirado parcialmente el activismo contra el cáncer de mama, los términos “paciente” y “víctima” se consideran políticamente incorrectos por su resonancia de autocompasión y pasividad. En su lugar, se usan sustantivos que indican acción: las que están en tratamiento se llaman “luchadoras”; y muchas veces con algún adjetivo amplificador, como “valientes luchadoras”…términos que te hacen imaginarte a Katharine Hepburn con el rostro al viento. Una vez que se acaba la terapia, una adquiere el estatus de “superviviente”, que es como las mujeres de mi grupo de apoyo se llaman entre sí, en plan Alcohólicos Anónimos, cuando empezamos a contar historias y a celebrar nuestra “supervivencia” compartida: “Hola, me llamo Kathy y soy superviviente desde hace tres años”. Este grupo de apoyo mío apoya todo lo que puede, pero algunas mujeres han contado que no pudieron seguir asistiendo a los suyos cuando su cáncer hizo metástasis y ya no tuvieron la esperanza de ascender al rango de “supervivientes”.

Llevando las cosas al extremo, el cáncer de mama no es en absoluto un problema, ni siquiera una molestia: es un “don”, que se debe recibir con la más profunda gratitud. Una superviviente que se hizo escritora da fe de ello casi en tono profético en su libro The Gift o/ Cancer: A Call lo Awakening [El regalo del cáncer. Una llamada al despertar], donde dice: “El cáncer es tu pasaje para la verdadera vida. Es tu pasaporte a la vida que estabas destinada a vivir”. Y por si aún no te dan ganas de salir corriendo a que te pongan una inyección de células cancerosas vivas, añade: “El cáncer te llevará a Dios. Déjame que te lo repita: el cáncer es tu conexión con la Divinidad”.

 

 

Sonríe o muere

La trampa del pensamiento positivo

Barbara Ehrenreich

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s