No piense en positivo, actué positivamente

Esto no es un juego de palabras. Esta frase esconde un debate muy importante en esta sociedad. Ahora se incide machaconamente en las virtudes cuasi milagrosas del pensamiento positivo, y su trascendencia en campos tan dispares como la salud o la economía. Parece como si una sociedad pretendidamente  científica como la nuestra le hubiera cogido gusto a una vuelta al pasado pensamiento mágico: tiene cáncer, piensa en positivo y sanará; no tiene pareja, piense en positivo y tendrá pareja; esté parado, piense positivo y vendrá el empleo; la sociedad está en crisis, es sólo falta de confianza… Es increíble a que grado de estupidez hemos llegado, o nos quieren hacer llegar.

Es evidente que nuestros dirigentes se han dado cuenta de que el sistema genera cada vez más diferencia entre ricos y pobres, que no es capaz de crear empleos estables y dignamente pagados, que apenas puede sostener los gastos sanitarios, que crea más angustia al ser humano que felicidad, y tienen que buscar responsables… entonces nada mejor que culpabilizar a cada uno de nosotros:

No eres feliz por tu culpa, porque no piensas en positivo

Estas parado por tu culpa, porque no piensas en positivo

Estás solo por tu culpa, porque no piensas en positivo

Eres pobre por tu culpa, porque no piensas en positivo

Estas enfermo por tu culpa, porque no piensas en positivo

Que chiste: nuestros dirigentes no tienen culpa de nada, somos nosotros los que hemos generado la crisis. Aunque hayan sido negligentes, aunque hayan robado y se hayan enriquecido…el culpable eres tú.

Estos golfos se escudan en otros golfos: los psicólogos cognitivos. Estos saben que nuestros pensamientos son incontrolables. Si alguien te dice no pienses en un tigre azul, tú no podrás evitar que llegue a tu mente su imagen. Los pensamientos son simples automatismos,  fuera de cualquier control voluntario. En la tradición budista siempre ha planteado que los pensamientos son como nubes en la mente, por lo tanto no debemos aferrarnos a ellos, sino que debemos simplemente verlos pasar. Si intentas cambiar un pensamiento negativo que ha llegado a tu mente,   lo único que vas a conseguir es que dure más.

Los psicólogos cognitivos saben que el cambio de pensamiento es un camelo, pero también saben el tremendo apoyo que reciben desde el poder por seguir apoyando estos estudios. El gran éxito de este movimiento psicológico es haber al enfermo responsable de su enfermedad: lo que necesita el poder.

Debemos saber que lo único que podemos controlar es nuestra conducta. Por lo tanto

No eres feliz: busca y lucha por lo que deseas

Estas parado: fórmate, organízate con otros para luchar por un trajo digno

Estás solo: busca a otra persona

Eres pobre: lucha contra la injusticia

Estas enfermo: lucha por una sanidad digna y consigue un buen profesional de la salud…

 

Dejemos que las madres de nuestros dirigentes sean las que piensen en positivo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s