Belleza simétrica y asimétrica I


 

Belleza simétrica: una promesa de salud biológica

 

“…En el contexto de la felicidad es preciso sor­tear debate en torno a la belleza que, supuestamente, lo activa. Los psicólogos evolutivos tienen resuelto este problema, con abundantes pruebas. La belleza es un indicador de la salud. Con la cola desplegada, el pavo le esta diciendo a la hembra: «Soy fabuloso, estoy increíble­mente sano, tengo unos genes fantásticos gracias a los cuales he podido resistir a los parásitos», o tal vez, «simplemente tuve suerte, pero el hecho es que estoy increíblemente sano». Muy probablemente, es lo que el pavo le dice a la pava porque es cierto que en un entorno de esca­sez la cola del pavo real pierde su esplendor, y que a las hembras les seduce lo contrario, adoran las colas saludables, como corroboran muchos experimentos…No es seguro que el rostro sea el espejo del alma, pero todos los médicos están de acuerdo en que la cara es una parte del cuerpo muy complicada donde los ojos, la nariz y las marcas cutáneas reflejan casi todas las enfermedades ocasionales o del entorno. Armand Marie Leroi va mas allá y recuerda que casi todos los trastornos genéticos también dejan su huella en la cara, «La belleza, aunque apenas seamos cons­cientes de ello, es la ausencia de error -prosigue Leroi-. No es una cualidad en sí misma, sino la ausencia de vicisitudes en la vida, de mutaciones reflejadas en el rostro. De vez en cuando vemos a alguien que ha escapado de ellas y nos decimos que encarna la belleza.» El escritor francés Stendhal decía que “la belleza es la promesa de felicidad”, pero yo creo que la belleza es más bien la ausencia de dolor, o del recuerdo del dolor…”

 

El viaje a la felicidad

Eduardo Punset

 

El tipo de belleza del que se habla en el párrafo anterior, es una belleza íntimamente ligada a la simetría. La cola de un pavo real o el rostro de un ser humano son más bellos en cuanto más simétricos sean. Un insecto con alas perfectamente simétricas, posee el bien más codiciado de sus congéneres. De hecho, hasta los niños más pequeños que se le mostraban rostros humanos para ver por cuales se sentían más atraídos, siempre preferían los que mostraban una simetría más perfecta.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s