TRES CLAVES PARA AFRONTAR NUESTRA LUCHA COTIDIANA (TERAPIA DE ACEPTACION Y COMPROMISO- ACT) II

Ni pensamientos negativos ni positivos: los pensamientos no somos nosotros

Aunque parezca llamativo, muchos psicólogos y psiquiatras han sido los primeros en caer en esta trampa y en pensar que -al igual que en el ámbito físico- no hay por que pasarlo mal un solo minuto. En las terapias somos los primeros en ofrecer soluciones rápidas o en negar que vaya a producirse “dolor” durante el tratamiento; en cam­bio, no explicamos al paciente que, a lo mejor, es normal que su sufri­miento continúe durante un tiempo indeterminado. Una gran canti­dad de profesionales de la salud invita a los pacientes a abandonar sus “pensamientos negativos” y a sustituirlos por “los positivos”, a distraerse, a olvidar, a no hacer caso de las sensaciones, obsesiones, sentimientos… y hasta les comentan que poseen técnicas eficaces para dejar de pensar en sus problemas y para que los olviden y superen definitivamente. Sin embargo, esta situación puede poner al paciente ante tareas que lo agobien aún más, pues la meta de verse libre de preocupaciones nunca se acaba de alcanzar. No se trata de cuestionar el trabajo de los psicólogos, sino de reflexionar sobre la visión que se ha proyectado en nuestra sociedad respecto de la ayuda psicológica.

El paciente y el terapeuta viven en el mismo mundo y están suje­tos a las mismas influencias. Con mucha más frecuencia de lo que se cree, el psicólogo recomienda aquello que el no ha sido nunca capaz de llevar a cabo. Sin embargo, no por ello deja de transmitir un mode­lo de “manejo ideal de los problemas” por el que, implícitamente, hace creer al paciente que no está eliminando unos pensamientos y sensaciones que la mayoría de la gente si tiene bajo control.

Naturalmente, esto no significa que no haya que esperanzar, ni dejar de sugerir que los problemas acabarán por perder su trascen­dencia, siempre que haya razones para ello (lo que ocurre casi siem­pre). Ninguna postura puede llevarse al extremo. Tampoco se está sugiriendo que, ante obsesiones, tristeza, ansiedad… haya que resig­narse, o abstenerse de buscar ayuda psicológica, todo lo contrario. Sin embargo, conviene entender que cuando el mundo interior nos pare­ce controlable de forma equivalente al exterior, partimos de una premisa tan equivocada que el único resultado posible es la perpetuación y el agravamiento del sufrimiento.

Una manera eficaz de ayudar psicológicamente pasa, precisa­mente, por no psicologizar, o mejor, medicalizar, los problemas. Cuan­do, ante el mínimo padecimiento psicológico recomendamos consul­tar a un profesional de la salud mental, estamos transmitiendo un mensaje peligroso: “No deberías estar así, por nada se debe estar así”. ¿Supone esto, a la larga, una ayuda si las circunstancias pueden repe­tirse? Y si el mismo psicólogo o psiquiatra felicitan al paciente por haber acudido a consulta cuanto antes, por no haberse resignado a sufrir, deben ser conscientes de que están jugando implícitamente con el mismo mensaje: “En este mundo no hay que pasarlo mal ni un minuto”. ¿Es esta una creencia sensata?

Una manera de fastidiar terriblemente a alguien que se encuentra mal consiste en indicarle que debería ser más positivo, que debería tomar­se mejor las cosas… Sin embargo, necesitamos igualmente un tiempo para encontrarnos mal. Hacerle a alguien sentirse culpable porque no vuelve enseguida a mostrar la alegría que todos socialmente debemos exhibir acarrea llevar al sujeto a una situación imposible, pues no ser capaz de alegrarse siempre se convierte en un motivo añadido de preocupación y tristeza.

­

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s