LOS TIMADORES TIMADOS I

Alrededor de 1550 muchos economistas españoles comenzaron a percibir lo que estaba sucediendo en su país y elaboraron buenos análisis y sabios consejos. Como señala el historiador estadounidense Earl Hamilton, experto en la economía española durante aquel periodo: «La historia registra pocos ejemplos de un diagnóstico tan preciso de las dolencias de una sociedad por un grupo de filósofos morales ni de un menosprecio tan absoluto por parte de unos
estadistas supuestamente sensatos». En 1558 El ministro español de Hacienda, Luis Ortiz, describía la situación en un memorando al rey Felipe II:

Con las materias primas de España y las Indias Occidentales –en particular seda; hierro y cochinilla-; que les cuestan sólo un florín. los extranjeros producen artículos acabados que vuelven a vender a España por entre diez y cien florines. España se ve de esa forma sometida a mayores humillaciones por parte del resto de Europa que las que ella misma impone a los indios. A cambio del oro y la plata los españoles ofrecen baratijas de mayor o menor valor; pero al volver a comprar sus propias materias primas a un precio exorbitante, se han convertido en el hazmerreír de toda Europa.

La idea fundamental aquí -que un producto acabado puede costar entre diez y cien veces el precio de las materias primas que se precisan para producirlo- volvió a aparecer recurrentemente durante siglos en la literatura europea sobre política económica. Entre la materia prima y el producto acabado hay un multiplicador: un proceso industrial que exige y crea conocimiento, mecanización, tecnología, división del trabajo, rendimientos crecientes y -sobre todo- empleo para las masas de subempleados y desempleados que siempre caracteriza a los países pobres.

LA GLOBALIZACIÓN DE LA POBREZA:

Cómo se enriquecieron los países ricos …y por qué los países pobres siguen siendo pobres
Eric S. Reinert

En el principio del siglo 21 asistimos a un fenómeno similar; en este caso los burlados son los que hasta ahora llamados países de la órbita “Occidente”. Después de muchos años de dominio colonial, mimetizado con un barniz de superioridad cultural, se están encontrando que no todo el mundo es tonto.
A China, India, Corea del Sur, los países del sudeste asiático… ya no se la dan con queso. Estos países no han renunciado a la industrialización, ni a mejorar exponencialmente su tecnología. A potenciar sistemas educativos punteros.

¿Qué pasa con esto?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s