CONFÍA ÚNICAMENTE EN TI MISMO ???? I


Cuidado con los mensajitos tan de moda: Porque al aislarte en medio de una fuerte presión mediática tus convicciones pueden diluirse con el azúcar en el agua …

 

Cuando las personas interactúan en un grupo, sus pensamientos, emociones, y acciones tienden a converger, haciéndose más y más parecidos, hasta que lo esencial sea idéntico o muy cercano a ello. Considere, por ejemplo la demostración clásica de Muzafer Sherif (1936) del poder del grupo para influir en las creencias de sus miembros. Los sujetos, en el experimento de Sherif, primero se sentaron solos en una sala totalmente a oscuras y prestaron atención a un único punto de luz. Mientras observaban, la luz pareció saltar en forma errática y luego desapareció. Segundos más tarde, vieron aparecer nuevamente la luz, moverse y desaparecer. Cada vez que apareció la luz, los sujetos tenían que estimar lo lejos que se movía. De hecho, la luz no se movía en absoluto. Debido a que una habitación a oscuras no aporta puntos de referencia, un punto estable de luz aparece moviéndose en un círculo recortado, una ilusión óptica llamada efecto autocinético.

Dada la ambigüedad de la situación, no es sorprendente que las estimaciones de la distancia, hechas por los participantes, difirieran, desde 2,5 cm aproximadamente hasta casi 30 cm. Estos números cambiaron drásticamente, sin embargo, cuando los sujetos volvieron al laboratorio, durante los días siguientes, para evaluar el movimiento de la luz, esta vez como miembros de un grupo de tres personas. Al oír las estimaciones de cada uno acerca del movimiento de la luz, las respuestas de los miembros del grupo comenzaron a converger hasta que fueron casi idénticas. Además, estas estimaciones compartidas tuvieron un poder duradero: un año más tarde, estos sujetos continuaron dando la respuesta común, cuando evaluaban la luz, en ausencia de los otros miembros del grupo (Rohrer y cols., 1954) …

¿Los grupos también influyen en las personas cuando la decisión no es ambigua, y cuando existen medios físicos y otras fuentes de información no social? Es sorprendente que la respuesta sea sí. Solomon Asch (1951, 1955) realizo una de las primeras y más convincentes demostraciones de este punto, aunque en aquel momento ese no era su propósito, La sugestionabilidad de los sujetos de Sherif perturbo a Asch, quien desarrollo la hipótesis de que si la necesidad de elaborar un juicio no es viciada por ambigüedades, la influencia social seria eliminada.

 

 

Psicología social


Eliot R. Smith,

Diane M. Mackie

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s