DIEZ SENCILLAS ESTRATEGIAS PARA SER UN POQUITO MÁS FELICES I

 

 

Las enfermedades físicas suelen tener unos síntomas y unos tratamientos concretos, que ayudan a identificar, prevenir y curar una determinada patología. Sin embargo, en el terreno de la salud mental cada individuo es diferente y reacciona de distinta manera ante los trastornos psicológicos. La sobreabundancia de mitos engañosos y los prejuicios construidos alrededor de la salud mental han dejado en un segundo plano su cuidado. Sin embargo, cada vez es más necesario contar con herramientas preventivas para evitar los trastornos mentales porque, como ha puesto sobre la mesa la OMS, se trata de la “epidemia del siglo XXI”.

El bienestar, la calidad de vida y la felicidad son conceptos íntimamente ligados a la salud mental, por lo que es muy importante que cada individuo sea consciente de sus propias capacidades para poder afrontar de la mejor forma posible las tensiones cotidianas de la vida. Para ello, existe una serie de recomendaciones para ejercitar la mente que la coachingKim Olver desarrolla en libros como Secrets of Happy Couples: Loving Yourself; Leveraging Diversity at Work: How to Hire, Retain, and Inspire o 101 Great Ways to Improve Your Life.

El éxito o el fracaso dependen bastante de uno mismo

Achacar a factores externos las causas del éxito o fracaso personal crea una cortina de humo que impide a los individuos reconocer qué hacen bien y qué hacen mal, por lo que será más complicado alcanzar las metas propuestas. Se consigan o no los objetivos, ser conscientes de que su consecución suele estar en las manos de cada uno contribuirá a aumentar la sensación de felicidad; pero también debemos saber evaluar los condicionantes e injusticias que pone esta sociedad para evitar nuestro exito.

No convertir las opiniones propias en verdades absolutas

Pensar que la interpretación propia de un hecho o situación es la única verdadera puede ser una fuente innecesaria de desengaño y confusión. Así será más fácil aumentar la empatía con la gente de tu entorno, lo que mejorará las relaciones personales y crecerá la estima que el resto de las personas profesen hacia uno.

Ser conscientes de las partes negativas y positivas de las cosas por igual

Todo lo que le sucede a las personas tiene sus pros y sus contras por igual. No se trata de ver todo con optimismo o pesimismo, sino de encontrar el justo equilibrio, como si se tratase del ying y el yang personal. Clasificar todo con las etiquetas de bueno o malo, doloroso o placentero sólo acabará produciendo alteraciones psicológicas.

 

No buscar el beneficio a corto plazo

Lo que suele apetecer en un momento dado puede tener efectos negativos a largo plazo. Analizar las consecuencias de una determinada acción es fundamental para evitar disgustos en el futuro. Además, demorar y retrasar aquéllas cosas que producen placer suelen aumentar el grado de satisfacción.

 

 

ElConfidencial.com > Alma, Corazón y Vida > Iván Gil

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s