NO DEJEMOS QUE NOS INOCULEN EL MIEDO II

Clipboard01unknoìh`h

Gran cantidad de personas actualmente vivencian sus miedos de una manera absolutamente desmedida. De una manera muy poco adaptativa. Sentir un temor excesivo o inapropiado es la base para una gran parte de los problemas psicológicos actuales:  sentir una ansiedad constante, muy generalizada, con temor a todo lo que puede ocurrir; o miedos específicos como las fobias, con pánico desproporcionado a animales, objetos o situaciones determinadas; o revivir experiencias de terror constantemente después de un episodio traumático, aunque ya haya pasado mucho tiempo de su ocurrencia; o la ejecución de rituales y comportamientos compulsivos para evitar la angustia que nos producen el temor al contagio, los gérmenes, la suciedad; o  miedo a la interacción social, como hablar en público, establecer una conversación con una persona desconocida, o simplemente a asistir a un lugar público… Todos estos ejemplos nos muestran cuan extenso es el paisaje de este tipo de trastornos; y cuanto de ellos existe en nosotros.

Puede que una parte de estos temores tengan una base genética y estén vinculados a nuestra propia constitución fisiológica: muchas características de personalidad que tienen que ver con estas conductas de temor (por su exceso: ser tímido, introvertido, o en el polo contrario: buscador de emociones…) muestran ciertas correlaciones en estudios con gemelos, o con la presencia de ciertas sustancias endógenas en nuestro organismo. Pero a pesar de ello, siempre tenemos recursos para poder enfrentarnos al miedo con éxito.

Si consideramos que estas vivencias dificultan significativamente nuestra vida social o profesional no debemos dudar en consultar a un profesional.

Meditación_0

En el campo de la terapia, las técnicas de relajación, practicadas adecuadamente, son un buen comienzo para poder enfrentarnos a la ansiedad, al temor o a la angustia; ya que además de rebajar nuestro estado de crispación, podrán contribuir a que experimentemos nuestro mundo de una manera más centrada y racional. Aunque no cabe duda que las técnicas de afrontamiento guiadas por un profesional son las mejores.

Son infinitos los libros y técnicas: yoga, meditación, terapias cognitivas, conductuales…Una opción óptima sería conseguir una orientación profesional para el camino elegido. La mayoría de estas técnicas producen un gran efecto en nuestra manera de sentirnos; y aunque requieren cierta disciplina, sus beneficios pueden mejorar significativamente nuestra vivencia con los demás y con nosotros mismos. Anímese. No deje que el temor le reste un milímetro de felicidad.

Nuestras creencias, valores y compromisos son esenciales en nuestra percepción y vivencia de la realidad. Muchas veces nuestras necesidades de éxito, la angustia por quedar bien, nuestra sensación de que valemos poco… están en la base de muchas vivencias angustiosas. Vencer a nuestros temores requiere de un cambio en nuestra manera de enfocar al mundo y a nosotros mismos, y sobretodo de enfrentarnos a nuestros miedos. Mejorar nuestra vida necesita el esfuerzo de  revisar nuestra manera de concebirla.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s