QUIEN NO SE DEJA AFECTAR POR LOS ACONTECIMIENTOS CONSERVA SU ALMA INTACTA II

flores-6hhn-yun-shouping-siglo-xvll-dinastc3ada-qing

El santo, llevado de su ideal, tiene su propio mundo donde él se mueve. La astucia tiene sus aberraciones y es como una rama inútil. Los pactos ligan como la cola. La virtud une y vincula. Las artes manuales producen artículos comerciales. Pero al santo ¿de qué le sirve la sagacidad si no necesita discurrir? ¿Para qué necesita cola? Nada pierde, ¿de qué le sirve la virtud? No fabrica mercaderías ¿qué necesidad tiene de comerciar? Las cuatro cualidades del santo se denominan el sustento del cielo. El que es alimentado por el cielo ¿qué necesidad tiene de los hombres?

Tiene la apariencia de hombre pero no sentimientos humanos. Poseedor de una forma humana, vive entre los hombres; careciendo de pasiones humanas, no está turbado por las nociones del bien y del mal. Es pequeño por pertenecer al género humano; es extremadamente grande, por haber perfeccionado interiormente su cielo.

-Ciertamente, puede -respondió Chuang-tzu.

-Si no tiene pasiones humanas, ¿cómo puede decirse que es hombre? -le replico Hui-tze

-El Tao le dio la forma; el cielo le dio el cuerpo ¿por qué no ha de ser hombre? -respondió Chuang-tzu.

-Siendo, pues, hombre ¿cómo no tiene las pasiones humanas? -replico Hui-tze.

-Las pasiones del hombre se basan en las nociones del bien y del mal -prosiguió Chuang- tzu-. Cuando digo que no tiene pasiones, quiero decir que no consumió su cuerpo en apegos y en odios, en simpatías y antipatías. Sigue siempre su naturaleza y no fuerza a la vida.

-¿De qué sirve el cuerpo si el hombre no se aprovecha de la vida? -replicó Hui-tze. -El Tao le da su aspecto y el cielo su cuerpo -contestó Chuang-tzu-. El hombre no debe, pues, consumir su espíritu con sus afectos y con sus odios. Si orientas tu espíritu hacia el mundo exterior, agotas tu sustancia. Arrímate a un árbol y ponte a perorar, luego te reclinas contra él y te duermes. El cielo te ha dado un cuerpo pero tú lo estás gastando en fútiles discusiones sobre si lo duro y lo blando son o no la misma cosa.

 

 

 

Chuang-tzu (Obracompleta)

Versión Cristóbal Serra

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s