AMOR V: EL DESEO NUNCA APRENDE

noria-santiago-canonistas

Un hombre se sienta en el centro de un mercado de Oriente Próximo llorando a lágrima viva, con una bandeja de pimientos desparramados en el suelo delante de él. Va cogiendo pimiento tras pimiento, regular y metódicamente, metiéndoselos en la boca y masticándolos de manera deliberada, a la vez que solloza incontrolablemente.

«¿Qué te sucede, Nasruddin?», le preguntan sus amigos, mientras se congregan en torno a tan extraordinaria escena. «¿Qué te sucede?»

Las lágrimas van cayendo por el rostro de Nasruddin mientras susurra una respuesta: «Estoy buscando uno dulce», jadea.

Una de las cualidades más cautivadoras de Nasruddin es que habla con los dos lados de su boca. Como el deseo mismo, enseñar historias de Nasruddin siempre tiene dos aspectos. Nasruddin es un mentecato, pero también es un sabio. Sus acciones tienen un significado obvio, que contiene un tipo de enseñanza, y un significado oculto, que contiene otro. El primer significado se desprende de la historia inmediata. Es el mensaje básico del budismo. El deseo nunca aprende; nunca despierta. Incluso cuando no produce más que sufrimiento, persevera. Nuestra infatigable persecución del placer nos hace realizar algunas cosas terriblemente extrañas.

En realidad, Nasruddin está plasmando nuestras vidas: luchando contra la ola de la desilusión, seguimos buscando uno dulce. Como deben estar preguntándose sus amigos mientras le contemplan con incredulidad: ¿no sería mejor desistir? En esta versión de la historia Nasruddin está ofreciendo una enseñanza espiritual convencional. Nuestros deseos nos atan a la rueda del sufrimiento. Aun cuando sabemos que nos traen dolor, no podemos convencemos a nosotros mismos para dejar de aferramos a ellos.

La parábola de Nasruddin plasma la solución a la insaciabilidad del deseo así como el problema. No pone trabas a su deseo, a pesar de la angustia que le produce. En su llanto no cohibido, en su aceptación implícita de los peligros y de las promesas del anhelo, hay una sabiduría oculta relacionada con las exigencias implacables del deseo. Nasruddin no pide disculpas por su deseo; persiste impasible a pesar de su apreciable sufrimiento. Tampoco lucha con sus lágrimas en un esfuerzo por hacer que cesen. No interfiere ni con la tristeza ni con el anhelo. Aunque conocedor de su propia insensatez, Nasruddin no se resiste.

 

Abiertos al deseo

Mark Epstein

 

Anuncios

AMOR IV: SOY TU HOMBRE

street-lights-abstract-city-colours-cool-evening-lights-night-photography-street1 a

Si quieres un amante
haré todo lo que me pidas
Si quieres otro tipo de amor
me pondré una máscara por ti
Si tú quieres un compañero,
toma mi mano
O si quieres golpearme con rabia
aquí estoy,
Soy tu hombre

Si quieres un boxeador
saltaré al ring por ti
Y si quieres un médico
examinaré cada centímetro de ti
Si quieres un chofer
súbete
O si simplemente quieres dar una vuelta conmigo
sabes que puedes,
Soy tu hombre

Ah, la luna es demasiado brillante
la cadena está demasiado tensa
la bestia no irá a dormir
He repasado las promesas que te hice
y que no pude cumplir
Pero un hombre nunca consiguió hacer que una mujer vuelva
no suplicándole de rodillas
Yo me arrastraría hasta ti, nena
y caería a tus pies
y aullaría a tu belleza
como un perro en celo
me disolvería en  tu corazón
y arrancaría tus sábanas
y diría por “favor, por favor”
Soy tu hombre

street-lights-abstract-city-colours-cool-evening-lights-night-photography-street1b

Si necesitas dormir
un rato en carretera,
yo conduciré por ti
Y si tienes que hacer la calle
desapareceré
Si quieres un padre para tu hijo
o si simplemente quieres pasear un rato conmigo por la arena
Soy tu hombre

    

  

I´m your man

Leonard Cohen

AMOR III, LA ESPERANZA

335096_volk_sneg_xolod_1920x1200_(www.GdeFon.ru)

Al menos había agua y una pequeña toalla, pude lavarme y me eché en la cama vestido, dejé la luz encendida y tuve tiempo de meditar.

«Bueno, con Goethe estaba yo ahora en orden. Era magnífico que hubiera venido hasta mí ensueños. Y esta maravillosa muchacha…

¡Si yo hubiese sabido al menos su nombre! De pronto un ser humano, una persona viva que rompe la turbia campana de cristal de mi aislamiento y me alarga la mano, una mano cálida, buena y hermosa.

De repente, otra vez cosas que me importaban algo, en las que podía pensar con alegría, con preocupación, con interés. Pronto una puerta abierta, por la cual la vida entraba hacia mí. Acaso pudiera vivir de nuevo, acaso pudiera volver a ser un hombre. Mi alma, adormecida de frío y casi yerta, volvía a respirar, aleteaba soñolienta con débiles alas minúsculas. Goethe estaba conmigo. Una muchacha me había hecho comer, beber, dormir, me había demostrado amabilidad, se había reído de mí y me había llamado joven y tonto. Y la maravillosa amiga me había referido también cosas de los santos y me había demostrado que hasta en mis más raras extravagancias no estaba yo solo e incomprendido y no era una excepción enfermiza, sino que tenía hermanos y que alguien me entendía.

¿Volvería a verla?

Sí;  seguramente, era de fiar. “Una palabra es una palabra”.

 

  

   

El lobo estepario

Hermann Hesse

AMOR I, LO DIFÍCIL

amsterdam_089

Roxanne

No tienes que ponerte  bajo luz roja
esos días se han terminado
no tienes que vender tu cuerpo en la noche

Roxanne

No tienes que ponerte ese vestido por la noche
caminar por las calles en busca del sustento
no te importa si saldrá mal o si saldrá bien

Roxanne

No tienes que ponerte bajo luz roja
   

    
Te amé desde que te conocí
no habría hablado contigo
pero tengo que decirte simplemente cómo me siento
no te compartiré con otro chico
Sé que mi decisión está tomada
así que guarda tu maquillaje
te lo dije una vez, no te lo diré de nuevo
es un camino peligroso

Roxanne
Tú no tienes que ponerte bajo la luz roja

 

  

 

Roxanne

The Police

LA CONSPIRACIÓN CÓNICA

secciones-conicas-fotomat-2013-08-07

Una vez se repara en las habilidades de enfoque de parábolas y elipses, es imposible no preguntarse si detrás no hay en marcha algo más profundo. ¿Se relacionan estas curvas de alguna otra manera fundamental?

 

Los matemáticos y los teóricos de la conspiración tenemos algo en común: sospechamos de las coincidencias, especialmente de las que resultan convenientes. No hay accidentes. las cosas suceden por alguna razón. Aunque esta forma de pensar pueda tener un toque paranoico si se aplica a la vida real, es una manera sensata de concebir las matemáticas. En el mundo ideal de formas y números, las extrañas coincidencias suelen ser prueba de que algo se nos está escapando. Sugieren la presencia de fuerzas ocultas.

 

Así que ahondemos en los posibles vínculos entre parábolas y elipses. A primera vista parecen una pareja improbable.

 

Ese es el secreto: la parábola es una elipse de incógnito, en un sentido restrictivo. Por eso no sorprende que comparta esa gran capacidad de las elipses para el enfoque. Se ha transmitido a través de la sangre.

De hecho, los círculos, elipses y parábolas son todos miembros de una familia más grande y muy unida. Se los conoce colectivamente como secciones cónicas, esto es, curvas obtenidas cortando la superficie del cono con un plano. Además, hay un pariente adicional: si el cono se corta verticalmente, en un sesgo mayor que su propia pendiente, la incisión resultante forma una curva llamada «hipérbola». A diferencia del resto, viene en dos partes, no en una.

 

Estos cuatro tipos de curva se ven aún más emparentados cuando se observan desde otras perspectivas matemáticas. En álgebra, surgen como gráficos de ecuaciones de segundo grado:

 

Ax2 + Bxy+ Cf + Dx + Ey + F= O

ciencialimada

 

donde las constantes A, B, C,… determinan si el gráfico es un círculo, una elipse, una parábola o una hipérbola. En cálculo, se manifiestan como trayectorias de objetos arrastrados por la fuerza de la gravedad.

Así que no es accidental que los planetas se muevan en órbitas elípticas, con el Sol en uno de los focos; o que los cometas viajen por el sistema solar en trayectorias elípticas, parabólicas o hiperbólicas; o que la pelota que lanza un niño a su padre siga un arco parabólico. Son todo manifestaciones de la conspiración cónica.

Céntrese en eso la próxima vez que lance una pelota.

 

El placer de la x

Steven Strogatz

SUS INCENSARIOS SE ATESORABAN EN HOGARES

monknom.blogia

Una mujer de Nagasaki llamada Kame era una de las pocas personas que hacían quemadores de incienso en Japón. Estos incensarios son obras de arte que sólo se utilizan en salas de té o ante el oratorio familiar.

Kame, cuyo padre había sido un gran artista en el mismo campo, era bastante aficionada a la bebida. También fumaba y se relacionaba con hombres la mayor parte del tiempo. En cuanto conseguía reunir algo de dinero, ofrecía fiestas en las que invitaba a artistas, poetas, carpinteros, trabajadores, hombres de muchas vocaciones y profesiones.

Hablando con ellos, evolucionaba en sus diseños. Kame era extremadamente lenta creando, pero cuando terminaba su trabajo, éste era siempre una obra de arte. Sus incensarios se atesoraban en hogares cuyas mujeres nunca bebían, fumaban ni se relacionaban libremente con hombres.

El alcalde de Nagasaki pidió en una ocasión a Kame que diseñara un incensario para él. Se demoró tanto ideándolo que transcurrió casi medio año. En ese momento, el alcalde, que había sido promocionado a una ciudad distante, la visitó para urgirle a que comenzara el trabajo sobre su incensario.

Cuando por fin se inspiró, Kame fabricó el incensario. Una vez terminado, lo colocó sobre una mesa. Lo miró larga y detenidamente.
Fumó y bebió ante él como si fuera su única compañía. Lo estuvo observando todo el día.

Finalmente, cogió un martillo y lo hizo añicos, pues se dio cuenta de que no era la creación perfecta que su mente había imaginado.

 

 

 

ZEN (Colección de escritos Zen y pre-Zen)

Recopilados por:

Paul Reps y

Nyogen Senzaki